Contrasta2 | Los 10 perfiles más comunes entre los detectives privados - Contrasta2
15987
post-template-default,single,single-post,postid-15987,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.2,vc_responsive

26 Nov Los 10 perfiles más comunes entre los detectives privados

Se trata de una las profesiones más mitificadas y tópicas que existen en el mundo, debido a la fama que ha alcanzado gracias a las famosas representaciones que se han hecho de los detectives privados en la literatura y en el cine. Pero, en realidad, ¿cuántos perfiles distintos hay de detectives privados? De la misma manera que cada investigación es un mundo, cada detective también lo es, pero en este artículo he intentado recopilar los diez perfiles más frecuentes dentro del sector.

  1. LOS DETECTIVES EXPERIMENTADOS. El gran jefe indio. Su gran valor es la experiencia, fruto una larga trayectoria en la profesión, lleva a sus espaldas miles de investigaciones y son referentes en el sector. Escuchar sus historias y anécdotas es un regalo para los oídos y para el aprendizaje continuo.  Asisten con frecuencia a congresos de detectives y están muy al día de la normativa legal que afecta al sector.
  2. LAS DETECTIVES GUERRERAS. Es inquieta y como una guerrera está dispuesta a todo. Es capaz de pasar horas realizando una vigilancia y su capacidad y múltiples virtudes como mujer la hacen brillante en el análisis del planteamiento de una investigación. Es capaz de adaptarse a cualquier circunstancia y es experta en la improvisación.
  3. LOS DETECTIVES SAMURAIS. Es la versión masculina de la “detective guerrera”. Capaz de aguantar las inclemencias del tiempo como el frío, la lluvia y el viento. Igual que las “detectives guerreras”, no duermen demasiado y en caso de una vigilancia, su concentración estará centrada siempre en su objetivo principal.
  4. LOS DETECTIVES INNOVADORES. Son los Steve Jobs y Coco Chanel de la profesión. Son emprendedores, creativos e innovadores y el cliente siempre es el centro principal de sus proyectos. Son adelantados a su tiempo y tienen la capacidad de adelantarse a futuras necesidades y nichos de mercado. Suelen ser excelentes comunicadores y con grandes dotes para su puesta en escena.
  5. EL HOMBRE Y MUJER ORQUESTA. Son empresarios y emprendedores que apuestan por llevar su propio despacho; entre sus capacidades están la de hacer clientes nuevos, mantener los que ya tienen, confeccionar presupuestos, realizar investigaciones, gestionar la contabilidad, diseñar sus propias campañas de marketing, etc. Se mantienen en una formación continua en nuevas tecnologías.
  6. LOS DETECTIVES INVISIBLES. Harry Houdini y Dorothy Dietrich. Estos dos pesos pesados del escapismo sirven para identificar a los que se hacen ver muy poco, no tienen relación con el colectivo y apenas asisten a congresos o eventos de la profesión y, si lo hacen, aparecen una vez y nunca más se les vuelve a ver. Cuando asisten todos se preguntan: ¿Quién es?
  7. LOS DETECTIVES REFERENTES. Como los grandes de la literatura, la música o el cine, lo detectives privados tenemos nuestros referentes en el sector. Son aquellos que suman al colectivo y hacen que la profesión sea (re) conocida, siempre están disponibles para sus compañeros, asisten con frecuencia a los congresos de detectives y sin ellos no seríamos lo que somos.
  8. LOS DETECTIVES ESPECIALIZADOS. Ha apostado por especializarse en una materia en concreto: informática forense, incendios, polígrafos o investigación económica. Al ser referentes en sus cualidades son consultados o contratados por otros compañeros.
  9. LOS DETECTIVES BLOGUEROS. Se preocupa de escribir artículos sobre la profesión o materias que son útiles para sus compañeros y clientes. Según un análisis que he realizado, hay más de cien detectives con este perfil, si bien no llegan a diez aquellos que han escrito al menos tres artículos al año.
  10. LOS DETECTIVES TOCA NARICES. Todos los anteriores suman a la profesión, pero este perfil es uno de los que restan. Por suerte se pueden contar con los dedos de la mano, apenas ejercen y, si lo hacen, es con resentimiento hacia la profesión y envidia hacia sus compañeros. Apenas tienen relación con el colectivo, su filosofía es “todos se han perdido menos yo” o como diría el gran Magic Andreu al colocarse su medalla de gran tamaño: “Es que soy el mejor”.

 

No Comments

Post A Comment