Contrasta2 | Madrid 1970. IV Congreso Internacional de Detectives y la Orden Ministerial de 1972 - Contrasta2
16005
post-template-default,single,single-post,postid-16005,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.2,vc_responsive

28 Feb Madrid 1970. IV Congreso Internacional de Detectives y la Orden Ministerial de 1972

La profesión de detective privado existía en España desde mediados del siglo XIX, pero no fue reconocida y regulada hasta la Orden Ministerial de 17 de enero de 1951, que estuvo vigente hasta la siguiente Orden Ministerial de 7 de marzo de 1972, en la que se regula la organización y funcionamiento de las agencias privadas de investigación, que fue fruto del IV Congreso Internacional de Detectives de 1970 celebrado en Madrid.

El Congreso Internacional de Detectives de 1970 sirvió para dar visibilidad y notoriedad a la profesión ante colegas internacionales, provocó menciones en medios de comunicación y el reconocimiento de autoridades, por lo que se puede asegurar que el congreso ayudó a impulsar algunos cambios legislativos de gran importancia en el momento adecuado. Recuerdo al lector que la regulación profesional del investigador privado en España es una de las grandes diferencias con respecto a sus colegas en Europa y otros países del mundo.

En 1970, el principal colectivo de detectives en España era la Agrupación Nacional de Centros de Investigación Privada o de Detectives Privados, con el criminólogo y detective Alfredo Alier Martín como presidente. La agrupación formaba parte del Sindicato Nacional de Actividades Diversas (con Juan García Carrés como presidente), y contaba con al menos dieciséis años de trayectoria cuando se celebró el congreso internacional que nos ocupa, ya que su primera asamblea se celebró en 1954.

Las directrices para la aprobación del Congreso Internacional de Detectives fueron aprobadas en la X Asamblea de la Agrupación de Detectives, celebrada entre el 6 y 7 junio de 1969, en la que, según los medios, acudió el ochenta por ciento de la profesión; además, se aprovechó para hacer entrega del título de detective privado honorario a José Antonio Suárez de la Dehesa, asesor jurídico de la agrupación.

Madrid iba a ser sede del IV congreso internacional de la Comisión Internacional de Asociaciones de Detectives Privados I.K.D.[1], creada en 1964 por la Asociación de Detectives de Austria, llamada Detektivverbände Österreichischer Detektiv-Verband (ÖDV); por la Asociación de Detectives Suizos, llamada Fachverband Schweizerischer Privat-Detektive (FSPD); y por la Asociación de Detectives Alemanes, llamada Bundesverband Deutscher Detektive e. V. (BDD).

Agustín Cerezo Garrido, detective privado de Madrid, delegado de España en I.K.D. y futuro presidente de la agrupación, tuvo mucho que ver en la elección de Madrid como ciudad para celebrar el IV Congreso de I.K.D., que el año anterior había tenido lugar en Bruselas. España formaba parte desde 1968 como miembro asociado de esta federación de asociaciones.

El IV Congreso Internacional de Detectives se celebró entre el 3 y el 5 de octubre de 1970 en el salón de actos de La Casa Consistorial, actual sede de Ministerio de Sanidad, en el Paseo del Prado en Madrid y según el periódico ABC asistieron más de trescientos detectives de dieciocho países distintos de Europa Occidental, Japón, Canadá, Israel y Estados Unidos[2].

El congreso fue inaugurado por Gregorio López-Bravo de Castro, Ministro de Exteriores; por Karl Goltemboth, un detective suizo que en aquellos años era el Secretario General de I.K.D.; y por el Secretario Nacional de Sindicatos, don Rodolfo Martín Villa, en representación del Ministro Delegado Nacional.

La cena de gala se celebró en el Hotel Monte Real[3], situado en la calle de Arroyofresno número 17. El domingo los congresistas visitaron el Valle de los Caídos, El Escorial y por la tarde asistieron a una fiesta campera en Colmenar Viejo.

Una vez finalizado el congreso, se recibieron varias felicitaciones por parte de los congresistas internacionales, destacando la excelente celebración del mismo y agradeciendo el maravilloso trato recibido. Tan gratos recuerdos se llevaron de España que cinco años más tarde, Madrid volvió a ser sede mundial, para celebrar el VI Congreso Internacional[4] -con Agustín Cerezo ya como presidente-, haciéndolo coincidir con el XXV Aniversario del Decreto Ministerial de 1951, en la que se regulaba y reconocía la profesión de detective privado en España.

El congreso sirvió para implicar a diferentes autoridades como, por ejemplo, al Ministro de Asuntos Exteriores o al de Trabajo, ya que, al día siguiente de finalizar el Congreso, una parte de la junta rectora de la Agrupación Sindical Española de Detectives Privados realizó una visita al Ministro de Trabajo, Licinio de la Fuente, al que también se le entregó una placa con el nombramiento como miembro de honor del IV Congreso Internacional de Detectives.

Todas las propuestas y conclusiones del congreso quedaron plasmadas en un documento titulado: “Propuestas de convenio bilateral entre los distintos países”. En el que destacan los siguientes puntos:

  • Atribuciones de los detectives privados en el aspecto internacional.
  • Colaboración con las autoridades oficiales.
  • Nuevas técnicas de trabajo.
  • Responsabilidad profesional e intrusismo.
  • Convenio entre países para lograr que, en el seno de la Unesco, se creara un registro en el que se inscribieran todos los detectives privados.
  • Régimen interno y de organización de las distintas asociaciones integradas en I.K.D.
  • Reforma de estatutos.
  • Unificación de tarifas.
  • Internacionalización del trabajo del detective.
  • Necesidad de una cuota o fianza a la hora de establecerse como detective privado.

 

Del mismo modo que en 1961, Barcelona[5] se convirtió en la primera ciudad europea en organizar un congreso mundial de detectives, de la organización World Association of Detectives (WAD) -lo que provocó una publicidad y un reconocimiento a nivel internacional sin precedentes-, el congreso en Madrid tuvo unos resultados muy positivos para la profesión, ya que propició una implicación política y legislativa que tuvo como resultado la nueva Orden Ministerial de 1972[6]. Lo que pone de manifiesto la trascendencia que tiene la actuación de forma conjunta -y visible para la sociedad- de los detectives privados a través de congresos y asociaciones, lo que, sin lugar a dudas, nos ayudará a seguir analizando y reflexionando acerca del futuro de nuestra profesión y a avanzar en la dirección correcta.

 

[1] Siglas de Internationale Kommission der Detektiv-Verbände.

[2] Ver ABC, 6 de octubre de 1970.

[3] Hoy reconvertido en el Hotel Eurostars Monte Real.

[4] Se celebró entre el 4 y 7 de noviembre de 1976.

[5] Ver: Rosa, Óscar, “Barcelona 1961, sede del primer congreso mundial de detectives de Europa”. Blog Contrasta2.

[6] Ver:  Orden Ministerial de Boletín Oficial del Estado de 15 de marzo de 1972

La imagen corresponde a la VI asamblea de la Agrupación Nacional de Centros de Investigación Privada, publicada en ABC el 7 de abril de 1965

No Comments

Post A Comment